La Sabiduría del Sauce

índice

¿Cuál es el significado de la vida?
¿Por qué es que las personas envejecen y mueren?

A pesar de su juventud, esas preguntas perturbaban la mente del Pequeño. Pidió a los ancianos acerca de ellos, pero sus respuestas no le satisfacía. Por fin, sabía que sólo había una cosa que hacer. Tendría que buscar las respuestas en sus sueños.

Pequeño se levantó muy de mañana y oraba a Kon Wah-Tah ayuda. Luego se alejó del pueblo, al otro lado de la pradera y hacia las colinas. Él no llevó nada consigo, ni comida ni agua. Él estaba buscando un lugar donde ninguno de su pueblo lo viera, un lugar donde una visión pudiera llegar a él.

Pequeño fue caminado un largo camino. Cada noche acampaba en un lugar diferente, con la esperanza de que sería lo más adecuado para darle un sueño que pudiera responder a sus preguntas. Pero ningún sueño tal vino a él.

Por fin llegó a una colina que se elevaba por encima de la Tierra como el pecho de un pavo. Un resorte brotó de las rocas cerca de la base de un gran olmo. Era un lugar tan hermoso que parecía estar lleno del poder de Wah-Kon-Tah. Pequeño se sentó junto a la base del árbol de olmo y esperó a la puesta de Sol. Pero aunque él dormía, de nuevo sin señal fue dada a él.

Cuando se despertó a la mañana siguiente, estaba débil por el hambre. “Tengo que volver a casa”, pensó. Estaba lleno de desesperación, pero sus pensamientos eran de sus padres. Había estado ausente mucho tiempo. A pesar de que se esperaba que un hombre joven sólo busca orientación de esta manera, Pequeño sabía que iban a estar preocupado por él. “Si no vuelvo aunque todavía tengo la fuerza para caminar”, dijo, “Voy a morir aquí y mi familia nunca encontrar mi cuerpo”.

Así Pequeño comenzó a seguir el pequeño arroyo que se alimenta de la primavera. Fluía de las colinas en dirección a su pueblo, y que confiaba en él para llevarlo a casa. Caminó y caminó hasta que ya no estaba lejos de su aldea. Pero mientras caminaba a lo largo de esa corriente, tropezó y cayó entre las raíces de un viejo sauce. Pequeño se aferró a las raíces del árbol de sauce. A pesar de que trató de levantarse, sus piernas eran demasiado débiles.

“Abuelo”, le dijo al sauce, “No es posible para mí seguir adelante”.

A continuación, el sauce antiguo le habló. “Un poco”, dijo, “todos los pequeños siempre se aferran a mí por ayuda, lo que les supone caminar a lo largo del gran camino de la vida. Comuníquese con la base de mi tronco, que envía esas raíces que me tiene firme en la Tierra. Ellos son el signo de mi vejez. Ellas se oscurecen y se arrugan por la edad, pero siguen siendo fuertes. Su fuerza proviene de confiar en la Tierra. Cuando los Pequeños me usan como un símbolo, no van a dejar de ver la vejez como viaja a lo largo del camino de la vida”.

Esas palabras dieron fuerza al espíritu de Pequeño. Se puso de pie y empezó a caminar. Pronto su propio pueblo estaba a la vista, y cuando se sentó a descansar por un momento en la hierba de la pradera, mirando a su pueblo, otra visión vino a él. Vio ante él la figura de un anciano. El anciano le resultaba muy familiar, a pesar de que Pequeño nunca lo había visto antes.

“Mírame”, dijo el anciano. “¿Qué ves?”

“Yo veo a un anciano cuyo rostro se arrugó con la edad”, dijo Pequeño.

“Mírame otra vez”, dijo el anciano.

Pequeño miró, y mientras miraba, la lección que le mostraba el árbol de sauce llenó su Corazón. “Veo a un hombre de edad vestido de forma sagrada” Pequeño dijo: “El aleteo hacia abajo del Águila adorna su cabeza. Te veo, mi Abuelo. Veo a un hombre de edad con el tallo de la pipa entre los labios. Te veo a ti, mi Abuelo. Su ser es firme y arraigado a la Tierra como el sauce antiguo. Veo que estás entre los días que son tranquilos y hermosos. Te veo, mi Abuelo. Veo que se mantiene firme de pie a medida que se interponen en su casa de campo, mi Abuelo”.

El anciano sonrió. Pequeño había visto verdaderamente. “Mi hermano menor”, dijo el anciano, “tu mente está fija en los días que son tranquilos y hermosos”. Y entonces él se había ido.

Ahora, el Corazón de Pequeño se llenó de paz, y al entrar en el pueblo, su mente que antes estaba preocupada ya no tendría las inquietudes con esas preguntas sobre el significado de la vida. Porque sabía que el anciano que había visto era él mismo. El hombre anciano era él mismo, Pequeño, como él sería cuando se convirtiera en un anciano, lleno de esa gran paz y sabiduría que dan fuerza a todas las personas.

Desde ese día, Pequeño comenzó a pasar más tiempo escuchando las palabras de sus mayores cuando hablaban, y de todos los hombres jóvenes de la aldea, él era el más feliz y el que más saberes contenía.

– Osage
Plumas de Aguila.

SUTRA del SOLSTICIO (Suryavan Solar)

1010165_398366016946673_1176236894_n
En el Día de Solsticio decide sanar
Tu cuerpo, tu corazón, tu mente y tu alma.
Si primero sanas tu vida, podrás sanar a los demás.
Decide aprender cosas valiosas en la Tribu.

Tu Maestro y Entrenador te apoyarán
Para triunfar en tu Proceso de Autoliderazgo
Y en la difícil tarea de Purificación interna.
Esa lucha cuerpo a cuerpo contra ti mismo
Para eliminar tus Vicios, tus Venenos,
Malos hábitos y Turbulencias de la Mente
Que nacen de la Ignorancia y del Miedo,
(y de sus hijos):

El Ego, su hijo mayor (y sus primos
la Arrogancia, la Desfachatez, la Vanidad y los Caprichos).
El Apego, uno de sus hijos del medio
(y sus primos, la Codicia, la Mezquindad, la Pereza,
la Permisividad, la Sumisión, la Complacencia
Y los Deseos insaciables del Mundo Samsárico).

El Odio, el hijo más peligroso de todos,
Por criticón, reclamón, inconformista, pendenciero,
pandillero, dominante, mafioso, matón, agresivo y violento.
Y sus primos (el Rechazo, el Clasismo, la Discriminación,
la Ofensa, la Rabia, la Maldad, la Venganza, la Crueldad, la Tiranía).

Y los hijitos menores de la Ignorancia y del Miedo
Son los Celos o la Envidia, que no es necesario
Explicar ni definir ya que hombres y mujeres
De todas la naciones, los conocen muy bien.

Recuerda esto y guarda como Joyas estas palabras:
Sin Purificación no hay Méritos,
Y sin Méritos… no hay Conexión al Maestro
Y sin Maestro… no hay Enseñanzas
Y sin Enseñanzas… no hay Camino
Ni algo que valga la pena
Para crear una vida valiosa.

Syr Kana.h

El tabaco medicinal

944362_390188127764462_1798022895_n

Es una medicina muy sagrada, que sirve para relacionarse con los demás y con el Espíritu. Sirve como medio de protección, porque accedes a otras vibraciones a través del rezo. El abuelo Tabaco te ilumina, para tu mente. Es una planta maestra y por lo tanto se la debe tratar con respeto.

Para los indígenas del norte, el tabaco es una medicina, un medio para elevar las vibraciones. Una medicina para parlamentar, para sanar una relación, para pactar, porque, sobre todas las cosas, siempre se termina pactando con el tabaco. En su parte espiritual, el tabaco es para rezar, porque la palabra queda impregnada en el aliento, en el humo, y éste se eleva y va hacia el Gran Espíritu, hacia el creador. Como medicina sirve para curar, por ejemplo, si tienes una herida, te pones una hoja de tabaco (una hoja de la planta: sin aditivos, sin conservantes) y en dos o tres horas la herida se cierra. Si tienes un problema con alguien, tú fumas, te expresas y bendices la palabra. El tabaco se fuma en momentos de parlamentos, de rezos, de rituales.

Por lo tanto la pipa también es sagrada ya representa el conjunto de tu vida, el propósito de tu vida, cómo vas a caminar tu vida. O como la venías caminando y como la caminarás a partir de haber obtenido la pipa. Es el símbolo de la unión entre lo masculino y lo femenino. Se le da una gran importancia, y es sagrada como la vida misma. La tienes que querer como te quieres a ti, y cuidarla como te cuidas a ti.

Cuando fumas en tu pipa te pones en contacto con los cuatro elementos: haces tus rezos y colocas el tabaco que te brindó la tierra, prendes tu pipa con el fuego, aspiras con el aire y luego salivas con el agua.
De esta manera cuando fumas te pones en contacto con los elementos sagrados.

Hay varias maneras de fumar la pipa. Poniendo los siete rezos a las siete direcciones, con un propósito. Siempre cuando vas a tomar una pipa o un tabaco, debes tener un propósito: ¿por qué tomo esta pipa?

En una ronda, cuando alguien tiene una pipa, sólo él puede hablar, el resto debe escuchar (se fuma la pipa para decir nuestras verdades y por todas nuestras relaciones) así sucesivamente mientras se va pasando la pipa. De la misma manera se procede con el tabaco. Se puede rezar sin poner el tabaco en la cazoleta, poniéndolo en la Madre Tierra o sosteniéndolo en la mano. Puedes rezar con la pipa apagada y luego, cuando terminas de rezar, prenderla y elevar los rezos que están en el tabaco hacia el Cielo, hacia el Gran Espíritu.

Los aztecas dicen:
“Cuando vamos a un lugar sagrado ofrecemos un poco de tabaco a nuestra Madre Tierra. O lo metemos en bolsitas de tela o cuero y lo colgamos en los árboles como regalo a nuestro hermano árbol, al hermano viento o a los cuatro hermanos puntos cardinales. Por eso lo fumamos en nuestras ceremonias. Nos ponemos en círculo, de pie, o sentados, mientras la pipa pasa de hermano a hermano. Aspiramos una bocanada de humo y la soplamos a la Madre Tierra, al Padre Sol y a los cuatro hermanos puntos cardinales.”

Miguel Ángel Jusayú referencia de la cosmogonía wayuu

La capacidad creadora para narrar historias e investigar acerca del wayuunaiki y la cultura wayúu, le permitieron ser reconocido con el Doctor Honoris Causa por la Universidad del Zulia-Venezuela

El maestro Jusayú partió a Jepirra (lugar de encuentro de los muertos) hace cuatro años

El maestro Miguel Ángel Jusayú –quien partió a Jepirra (lugar de encuentro de los muertos) hace cuatro años- es recordado hoy no sólo como un intelectual de importancia internacional sino como un defensor de la cultura y la palabra wayúu, como refirió el escritor y docente de la Universidad del Zulia (LUZ), Alexis Fernández.

Jusayú nació en 1933 en Wuinpumuin, hacia el oriente, cerca del mar y al noreste de Nazareth, en la Alta Guajira. Quedó invidente a los 13 años de edad por una conjuntivitis mal curada, y tuvo la oportunidad de educarse en el Instituto Venezolano de Ciegos “donde aprendió la mecanografía en tinta”, recuerda su amiga Gladys Morillo, quien puntualizó que durante mucho tiempo “el maestro se ayudó con la transcripción de cartas que cobraba a muy bajo costo”. images (14)

Pero su capacidad creadora para narrar historias e investigar acerca del wayuunaiki y la cultura wayúu, coincidieron Morillo y Fernández, hizo de Miguel Ángel Jusayú un hombre destacado de las letras universales; esto, hasta el punto de ser reconocido con el Doctor Honoris Causa por la Universidad del Zulia y con otras condecoraciones por la Universidad de Riohacha, Colombia.

Entre sus obras destacan Relatos Guajiros I, Relatos Guajiros II, Ni era vaca ni era caballo, Autobiografía, Gramática de la Lengua Guajira, Diccionario de la lengua Guajira, Método para enseñar a escribir y leer el wayuunaiki. En 2005 fue publicada su última obra: Kane” wa o El árbol que daba sed, de la colección Warairarepano de la Editorial Monte Ávila.
Con el cuento Ni era vaca ni era caballo, Jusayú narra la historia del niño dedicado al pastoreo en los campos desérticos de La Guajira, que se atormenta cuando por primera vez entra el vehículo a la tierra waiú (como prefería escribir el maestro).

Fue un choque cultural: el niño de Ni era vaca ni era caballo creía ver al Yolujá (fantasma) del que tanto le hablaron sus padres. Era el mito hecho realidad. Lo mágico y lo real de un pueblo. Jusayú tomó prestada la lengua castellana (alijunaiki, como decía en vida) para transmitir el saber colectivo de su pueblo.

Con la película El niño Shuá (2002), de la cineasta Patricia Ortega, no sólo puede observarse en retrospectiva la vida de Jusayú sino que se aprecia el apartheid cultural de la sociedad occidental en contra de lo indígenas.images (13)

“Vendedor de loterías en Maracaibo, Caracas, Machiques, Miguel Ángel Jusayú superó con creces las penurias de una vida común a la etnia wayúu: la exclusión social, la negación de su cultura, así como el desarraigo”, reflexionó Alexis Fernández.

Fernández recuerda que el padre Jesús Olza de la Universidad Andrés Bello llegó a considerar a Jusayú como “el maestro de maestros”, porque a sus obras acuden tesistas, estudiosos y especialistas en antropología, lingüística y literatura.

“Muchos de los mejores trabajos sobre la lengua y cultura guajira no se hubieran podido dar sin la sólida plataforma constituida por la obra de Jusayú”, consideró Olza en La casa cerrada de Aku`woluu,publicada por la Editorial Kurivinda (2005)

El Colectivo de estudiantes indígenas de la Universidad de Córdoba- Argentina homenajearán a este maestro Jusayuu  con la proyección de la producción El niño Shua, de la realizadora venezolana Patricia Ortega .

Los esperamos en la  proyección de CICLO DE CINE Y PUEBLOS ORIGINARIOS: “EXTENDAMOS LA MEMORIA”.
El día VIERNES 28/06. 18HS
En el SUBSUELO DEL PABELLON ARGENTINA. (UNC) CORDOBA.

400711_618464704832902_1729576983_n

T/ Miguel Prieto
F/ Cortesía Gloria Jusayú
Maracaibo

FÁBULA DEL COLIBRÍ

 

944538_10151528828391263_1398910583_n

Aquel día hubo un gran incendio en la selva. Todos los animales huían despavoridos. En mitad de la confusión, un pequeño colibrí empezó a volar en dirección contraria a todos los demás.

Los leones, las jirafas, los elefantes… todos miraban al colibrí asombrados, pensando qué demonios hacía yendo hacia el fuego. Hasta que uno de los animales, por fín, le preguntó: “¿Dónde vas? ¿Estás loco? Tenemos que huir del fuego”.

El colibrí le contestó: “En medio de la selva hay un lago, recojo un poco de agua con mi pico y ayudo a apagar el incendio”. Asombrado, el otro animal sólo pudo decirle “Estás loco, no va a servir para nada. Tú solo no podrás apagarlo”.

Y el colibrí, seguro de sí mismo, respondió: “Es posible, pero yo cumplo con mi parte.” Jakurri

La Noche Oscura del Alma

970227_393239640792644_228353617_n

 

Madre Tierra, enséñame a sanar los sentimientos que tengo dentro de mí, enséñame a respetar toda vida naciente con humildad.

Muéstrame el camino que me aleja del abuso,
donde en el Todo canta la vida,
donde el dolor del Corazón es sólo el recuerdo
de antiguos conflictos humanos.

Vamos a sanar nuestro espíritu hasta el punto en donde la muerte no genere miedo,en donde la recuperación es bienvenida y acompañada de lágrimas de alegría.Eso es lo que te imploro,y es por eso que queremos saber las rutas y los pasos para sanar a través de la noche oscura del alma.

– Ancestro
A través de Plumas de Águila.
Arte FrankHowell

10 SECRETOS PARA EL AMOR ABUNDANTE

images (2)El primer secreto del amor abundante es EL PODER DEL PENSAMIENTO.
El amor comienza con el pensamiento. Nos convertimos en lo que pensamos. Los pensamientos amorosos crean experiencias y relaciones amorosas. Las afirmaciones pueden cambiar nuestras creencias y pensamientos acerca de nosotros mismos y de los demás.

El segundo secreto del amor abundante es EL PODER DEL RESPETO.
No puedes amar a nada ni a nadie a menos que antes lo respetes. La primera persona que merece tu respeto eres tú.

El tercer secreto del amor abundante es EL PODER DE LA ENTREGA.
Si deseas recibir amor, ¡todo lo que tienes que hacer es darlo! Antes de comprometerte a una relación no te preguntes por lo que la otra persona te pueda dar, sino por lo que tú puedes aportarle a ella. La fórmula secreta de una relación amorosa, feliz y para toda la vida es centrarte siempre en lo que puedes dar, en vez de en lo que puedes sacar de ella.

El cuarto secreto del amor abundante es EL PODER DE LA AMISTAD.
Para encontrar un amor verdadero, primero debes encontrar a un amigo o a una amiga verdadera. El amor no consiste en mirar a los ojos del otro, sino en mirar juntos en la misma dirección. Si deseas introducir amor en una relación, primero debes aportarle amistad.

El quinto secreto del amor abundante es EL PODER DEL CONTACTO FÍSICO.
El contacto físico modifica una de las expresiones más poderosas del amor, destruye barreras y crea vínculos entre la gente. El contacto físico altera nuestro estado físico y emocional y nos hace más receptivos al amor. El contacto físico nos ayuda a que el cuerpo sane y enternece el corazón. Cuando abres tus brazos, estás abriendo el corazón.

El sexto secreto del amor abundante es EL PODER DEL DESPRENDIMIENTO.
Si amas algo déjalo libre. Si vuelve, es tuyo; si no lo hace, nunca lo fue. Incluso dentro de una relación amorosa, la gente necesita tener su propio espacio. Amar significa desprendernos de nuestros miedos, prejuicios, ego y condicionamiento.

El séptimo secreto del amor abundante es EL PODER DE LA COMUNICACIÓN.
Cuando aprendemos a comunicarnos abiertamente y con sinceridad, la vida cambia. Deja que la gente a la que amas sepa que la amas y aprecias. Nunca tengas miedo a pronunciar las palabras mágicas: “TE AMO”.

El octavo secreto del amor abundante es EL PODER DEL COMPROMISO.
Si deseas amor en abundancia, debes establecer el compromiso de lograrlo, un compromiso que se reflejará en tus acciones y en tus pensamientos. El compromiso es la verdadera prueba de que el amor está presente. Si quieres tener una relación con amor, debes comprometerte a crear la relación que quieres. El compromiso distingue una relación frágil de una sólida.

El noveno secreto del amor abundante es: EL PODER DE LA PASIÓN.
La pasión enciende el amor y lo mantiene vivo. Una pasión duradera no proviene exclusivamente de la atracción física, sino que se origina gracias a un profundo compromiso, entusiasmo, interés y fascinación por la otra persona.

El décimo secreto del amor abundante es EL PODER DE LA CONFIANZA.
La confianza es esencial para establecer una relación con amor. Si un miembro de la pareja está cegado por la sospecha, la ansiedad y el temor, el otro se sentirá atrapado y emocionalmente ahogado. No puedes amar a una persona plenamente a menos que confíes en ella.

FUENTE: Esther Nasser
Por: Fuente Infinita